domingo, 21 de septiembre de 2014

Un acuario de luz a conciencia

La escultura 'Luminarium' llega por primera vez a Andalucía de la mano del Parque de las Ciencias


"A veces en la ciencia suceden cosas mágicas". Con estas palabras definió ayer Ernesto Páramo, el director del Parque de las Ciencias, la escultura Luminarium que, desde ayer hasta el 28 de septiembre, ocupa el espacio de la pradera de rapaces. 

El Luminarium consiste en una serie de plásticos de colores que filtran la luz del sol. La estructura se basa en la antigua técnica del vitral emplomado utilizado en las vidrieras de las iglesias. Un 'esqueleto' de plástico diseñado completamente a mano. 

La escultura nació en 1992 gracias a Alan Parkinson, fundador de la compañía de Arquitectos del Aire. "El proyecto nació como un plan social a petición de una compañía de teatro formada por chavales con Síndrome de Down", explicó ayer Flor Guerín, representante de Arquitectos del Aire.

"La palabra luminarium la hemos inventado los arquitectos y significa acuario de luz", aclaró la representante. "Es una burbuja de universalidad, un vitral en tres dimensiones", expresó Guerín. 

El acuario de luz ha llegado al Parque de las Ciencias con motivo del año internacional de la luz y de la tecnología de la luz que hace unos meses la Asamblea General de Naciones Unidas fechó para el próximo año 2015. 

"Hemos decidido realizar el reto para explicarle a la sociedad la importancia de la luz a la vez que conectamos el arte con la ciencia", afirmó Páramo. Además, afirmó el director del museo: "estamos hablando con los Arquitectos del Aire para hacer un proyecto para el año que viene en el que colaborará también la Alhambra". 

La nueva instalación del Parque de las Ciencias es una muestra de que las apariencias engañan. Así lo confirmó el concejal de Economía del Ayuntamiento de Granada, Francisco Ledesma, presente ayer en la presentación. "Cuando vi el Luminarium en el Ópera House de Sídney no entré porque pensaba que era una colchoneta cualquiera; ahora tengo la oportunidad de ver el juego de luces que me perdí". "Aunque no sé si nos iluminará a todos los políticos de cara al año que viene, ya que aquí dentro somos todos azul o rojo", añadió Ledesma. 

Con los pies desnudos, todos los visitantes que acudan al museo interactivo "podrán disfrutar, además, de las sorpresas que iremos preparando en el Luminarium, como lecturas poéticas o proyectos ópticos y geométricos", aseguró Páramo. 

Una estructura que despertó la admiración de todos los escolares que ayer se acercaron al "experimento". Asimismo, también causó gratas palabras entre las autoridades. "La mejor forma de conocer la ciencia es de una forma divertida, porque así es como mejor podemos entenderla", concluyó la delegada del Gobierno de la Junta, Sandra García.


Artículo publicado en Granada Hoy el 19 de septiembre de 2014