domingo, 27 de noviembre de 2011

Nueva demo Brain Trainer: jornadas de reflexión


Es navidad, o eso nos quieren hacer creer colocando lucecitas por las calles. Ocultando cualquier rastro de misterio y oscuridad por el que esconderse. Llega un diciembre que naufraga por un verano camuflado  que pude pasar aquí, o no. Mentalidades divergentes, lo que intentamos con todas nuestras fuerzas aparentar.

Dicen que la verdadera inspiración es nocturna, la noche es musa. Yo  puntualizaría más. Cuando faltan manuales en la vida para las cosas esenciales, pero las complicadas se nos dan de lujo. La solución a todo es escribir y, después, publicarlo todo en tercera persona para dejar limpia nuestra conciencia. O volcarse en la política…


Siempre con deberes electorales. La nueva versión, siempre demo, del Brain Trainer político. Campañas “subliminales” a lo bestia. Y muy baratas, para ellos; las pagamos nosotros. Jornadas de reflexión a modo de compradoras compulsivas ante las puertas de un centro comercial en temporada de rebajas (otro sarcasmo).

Todos preparados para una fiesta de lujo: adornos, decoración, tapaderas… Vestidos recién comprados que sirven solo para días especiales y a los que no se les quita la etiqueta, faltaría más. Elecciones, políticos; programas, programados.

Y, después de unas elecciones aparece el Alzheimer. Hasta que llegan otras, claro. Municipales, generales, autonómicas. Por no hablar de elecciones de rector, decano… Actualizando la demo Brain Trainer.


Y, siempre nos venden la moto. Y, encima, nos cobran comisiones y todos los impuestos habidos y por haber. Normal, es la que traía más accesorios. Un juguete, un  capricho. Descuentos, 2 x 1… Bucles de mercado, puro marketing.

Solo nos queda la posibilidad de descargarnos la última versión del juego, si nos dejan. También podemos ver Amanecer y bucear por la sociedad sumergida.