domingo, 24 de agosto de 2014

Una velada en la Vega

Las afueras de la ciudad ofrecen numerosas terrazas de verano en las que poder disfrutar de la gran variedad gastronómica de Granada


Con la llegada del verano, Granada se convierte en lugar en el que las altas temperaturas hacen que muchos prefieran quedarse en casa al amparo del ventilador. Sin embargo, la Vega de Granada es el lugar idóneo para huir del calor, aprovechando los muchos establecimientos, restaurantes, bares, merenderos o tabernas que ofrecen una alternativa gastronómica y de ocio indispensable en verano. Las características comunes son varias: lugares alejados del foco urbano de la ciudad, entornos en los que prima la naturaleza y un local en el que se ofrece una carta variada para satisfacer los gustos de los comensales. 

Empezando el recorrido por estas terrazas de verano situadas en la Vega llegamos a Alexis Viernes, un lugar localizado en el municipio de Santa Fe y al que se accede por el kilómetro 1 de la carretera de Atarfe. Desde el año 1988 este local ofrece una gran variedad de servicios. Juana María Espada y Eugenio Rodríguez Casado fueron los creadores de este establecimiento que puede denominarse como un café-pub-restaurante. Tras vivir 12 años en Argentina, la pareja llegó a Granada para crear este local en el que comida tradicional e internacional se unen. 

Los platos de Latinoamérica y los nacionales están presentes en todo el menú. Entre las sugerencias que ofrece Alexis Viernes, los comensales podrán degustar platos como jamón de pato curado, entrecot argentino, mollejas de cordero fritas con ajos o el tradicional rabo de toro. Sin embargo, "lo que más piden los clientes son las berenjenas o los burritos mejicanos", unas recetas que siempre triunfan en Alexis Viernes.

Además de la comida, la música es otro de los ingredientes que nunca faltan en este establecimiento, que las noches de los viernes y los sábados se llena de sonidos del mejor blues y jazz. 

Continuando el recorrido, nos trasladamos hasta Vegas del Genil. Entre los pueblos de Purchil y Ambroz se encuentra el Cortijo El Chavarino, un espacio con más de 300 años de antigüedad. Por ello, el dueño de este cortijo, Francisco Javier Alcaraz, cuenta cómo este establecimiento situado en plena Vega granadina deja espacio a una gran variedad de actividades como exposiciones, presentaciones de libros o reuniones para tratar temas sobre la Vega y el campo. Abierto desde hace más de 18 años, este lugar en el que sólo trabajan mujeres debe su nombre al general italiano Chavarino, que se hizo con el establecimiento. 

Este secadero reformado ofrece fundamentalmente productos de la tierra. Por ello, entre los platos que más piden los comensales se encuentran la ensalada de melón, el lomo a feira o las verduras gratinadas con queso, todo un menú para acabar degustando un postre de melón con melaza combinado con dulce de leche argentino, pasas y ron. 

Además de uno de los pasodobles más sonados, El Gato Montés es otro de los locales que se unen a esta oferta gastronómica. Situado en Monachil, este es un lugar en el que los interesados pueden ir a merendar, tomar un tapeo, degustar una cena más formal o pasar un buen rato tomando unas copas al aire libre. La responsable de este establecimiento, Marisol Fernández, afirma que la seña de distinción del restaurante es su cocina mediterránea y creativa. 

Empezando la tarde con un yogur cremoso con toppings o un batido de chocolate con ron blanco y sirope de chocolate, los visitantes pueden pasar a tapear y probar algunas de las especialidades, como la morcilla de Sierra Nevada, el rollito de salmón con aguacate o el queso blanco, o degustar el lomo de orza con encurtidos y tomate seco, entre otros. 

"Sana y natural", así describe Fernández la comida de El Gato Montés. Por ello, este lugar se ha ido adaptando a los tiempos e incluye una carta vegetariana y otra para celíacos, toda una selección para hacer que todos los visitantes puedan disfrutar de una velada única. 

Los más pequeños de la casa también podrán disfrutar de un día único en El Gato Montés, donde los niños mayores de cuatro años cuentan con un servicio de ludoteca en el que podrán realizar juegos y manualidades o ver una película. 

Durante las vacaciones de verano uno de los mayores reclamos de cualquier persona es poder refrescarse en una piscina. Ante esta demanda, son varios los espacios en los que comida, copa, café y chapuzón están asegurados para todos. 

Situado en Las Vegas del Genil, en el kilómetro 3 de la carretera de Cúllar Vega, se encuentra el Mesón JR, un lugar que lleva abierto al público desde el año 1983. Aparte del restaurante, uno de los factores que hacen a JR de un lugar idílico en el que pasar una jornada de verano es su piscina semiolímpica.

La comida tradicional granadina es la base de su menú, por ello, entre sus platos estrella se encuentra las setas empañadas con salsa roquefort y jamón serrano, el codillo de cerdo, el rabo de toro, las paletillas de cordero hechas al horno o el cochinillo. También cuentan con un parque infantil de bolas o ludoteca para los más pequeños. 

Subiendo ya a Sierra Nevada se encuentra la Fuente del Lobo, un lugar en el que se ubica el House Café Chill Out. En un ambiente en el que prima el aire de montaña, las copas, la coctelería y la piscina hacen de este lugar un espacio único en el que pasar una tarde-noche de relajación. 

Entre los platos que más se piden se encuentran las ensaladas, la pizza o la carne a la brasa. Además, las personas que lo deseen podrán acceder a cabañas con cama redonda y jacuzzi. También son muchas las noches en las que los visitantes pueden bailar al ritmo de los DJ's que pinchan su música en este enclave de Sierra Nevada. 

Esta es sólo una pequeña muestra de la gran variedad de restaurantes que se reparten por toda la Vega de Granada. Así, entre otros nombres se encuentran sitios como La Marquesa o el merendero de Los Alayos, situado al lado del Río Dílar. Naturaleza, aire fresco y un entorno único en el que recorrer la provincia degustando la gran variedad gastronómica que se ofrece en Granada.

Artículo publicado en Granada Hoy el 10 de agosto de 2014