domingo, 24 de agosto de 2014

Emucesa ofrece servicios funerarios a un vecino que falleció hace cuatro años

Los vecinos encontraron en su buzón una carta publicitaria de la empresa municipal


Hay veces que se cometen errores. Despistes fruto, quizá, de no cotejar suficientemente los datos o la información que se tiene. Envíos masivos de publicidad o campañas de propaganda que pueden terminar en situaciones incómodas. El bajo número 3 de la calle Pasaje de Teba de la capital fue el escenario de uno de estos 'descuidos'. 

Hace cuatro años falleció un vecino que vivía en esta calle de la zona Norte, cercana a la Cartuja. Desde entonces, sus vecinos se encargan periódicamente de limpiar su buzón de publicidad y otros documentos que continúan llegando al fallecido, por si alguna información requiere de cierta atención por parte de sus familiares. Todo era un simple trámite de sus conocidos hasta que los vecinos encontraron una carta firmada por el director general de Emucesa en la que la empresa funeraria le ofrecía sus servicios: "Nuestro principal objetivo es ofrecerle siempre los mejores servicios". Un ofrecimiento que, cuatro años antes, habría sido mucho más oportuno.

Emucesa es la empresa municipal de cementerio y servicios funerarios de Granada. La funeraria envió el pasado 14 de marzo la poco afortunada carta al fallecido. En la misiva, Emucesa especificaba no sólo su buena disposición a poner a su servicio todo su saber hacer profesional, sino que también especificaba las características y precios básicos de su oferta: "Ataúd modelo básico, recogida y traslado, acondicionamiento, gestión y tramitación funeraria, envoltura sanitaria, libro de firmas e impreso certificado de definición". Y todo, con un 5% de descuento. 

La concejal de Comercio y Ocupación de la Vía Pública del Ayuntamiento de Granada y consejera delegada de Emucesa, María Francés, asegura que este 'despiste' no tiene mayor importancia, ya que es obvio que se trata de un error por algún desfase en la base de datos de la compañía.

Francés explica que la empresa funeraria, en su última campaña de publicidad, envió cartas ofreciendo sus servicios a todas aquellas personas que aparecen en su base de datos, que está "bastante actualizada". La campaña de buzoneo se dirigió a "todas aquellas personas titulares de unidades de enterramiento sin acotar por edad", lo que puede explicar el hecho de que la carta acabara en manos de los vecinos de este fallecido, que probablemente fuera "propietario de un nicho o un panteón".

Artículo publicado en GranadaHoy el 11 de agosto de 2014