viernes, 23 de mayo de 2014

España silencia el tema del aborto

La población española no recibe la suficiente información acerca de las consecuencias del aborto


Caminar por el centro de Málaga en el siglo XXI, derivar los pasos hasta ascender por una de las calles principales de la Plaza de Uncibay y reclinar la mirada tras visualizar en una pared la frase `beberéis la sangre de nuestros abortos´. Situaciones como esta hacen que se replantee la idea de que hay temas en la vida que no pueden pasar desapercibidos o esconderse tras los recuentos, casi siempre engañosos, del número de personas asistentes a cierta manifestación o protesta. Hay decisiones políticas que marcan a los ciudadanos y reformas que desencadenan numerosas reacciones al respecto.



 Es un error caer en los puntos de vista radicales y extremistas, más aún si están subyugados a prejuicios y convencionalismos. En la investigación El debate en torno al aborto: un análisis desde el enfoque pragma-dialéctico integrado, cuya autora es María Belén Romano, se puede abreviar grosso modo el tema que aquí tratamos: el aborto a grandes rasgos. El documento citado gira en torno a un debate sobre el aborto emitido en julio de 2011 por la televisión pública argentina: una discusión dividida a causa de las opiniones al respecto. Con este ejemplo de investigación, se quiere resaltar que la importancia  reside en el conocimiento de la materia a tratar. Es decir, el verdadero valor se encuentra en saber de lo que se habla, en los datos, en la ciencia de la palabra; aparte de movilizaciones y consignas.

            Sobre abortos voluntarios, secuelas físicas y problemas psicológicos derivados de ello no se suelen hacer trabajos científicos. Sí encontramos en cambio, diversas opiniones, comentarios y posts personales. Este hecho se produce porque las personas que tienen experiencia sobre abortos voluntarios son aquellos que los practican, en el caso de España, en general las clínicas privadas. Según el Ministerio de Sanidad, un 97,49% de las mujeres que abortaron en 2006 en España lo hicieron en un centro privado, mientras que no constan abortos realizados en centros extrahospitalarios públicos.

Tampoco encontramos libros bien documentados sobre el tema del aborto. Sara Martín, la autora de El silenciamiento editorial del aborto en España, cuenta que durante las últimas décadas ha disminuido la publicación de libros que abordan el tema del aborto. Explica que en España sólo existen 16 libros publicados, de los cuales 2 son traducciones y 7 tienen más de 10 años de antigüedad. Además, 2 textos son recopilaciones de la Conferencia Episcopal y otros no se centran en la situación de nuestro país, sino que han sido publicados en Hispanoamérica. En resumen, España cuenta con un panorama editorial que silencia el tema del aborto. El último libro publicado, Yo aborté, de 2005 cuenta los testimonios de mujeres y hombres que han sufrido un aborto provocado en España: “este es un proyecto arriesgado que pretende explicar que la sociedad empuja cada día a 240 madres a abortar”. Sara Marín comenta que el aborto se puede considerar un derecho, pero con ello no se puede hacer negocio: para una clínica, un hijo vale 400 euros. Este libro es un claro ejemplo de que lo importante no es estar de acuerdo o no con el aborto libre, sino tener información de cada caso.

            El Papiro Egipcio de Kahun (1.850 aC) es el primer texto encontrado que hace referencia al aborto, según la web Instrumental Quirúrgico. El aborto es, según Profamilia, una entidad privada sin ánimo de lucro especialista en salud sexual y reproductiva,  la interrupción legal o voluntaria del embarazo (ILVE), es el procedimiento en el cual se busca terminar de manera consciente con un embarazo en curso. La revista Quo expone que la palabra aborto es un término latino que deriva de la composición de un prefijo ab (separar, alejar) y una raíz ortus (salida, nacimiento). Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los países en los que las mujeres tienen acceso a servicios seguros para realizar esta práctica, la probabilidad de muerte como consecuencia de un aborto es de 1 por cada 100.000 procedimientos. El aborto mediante cirugía era conocido en la antigüedad, incluso antes de la anestesia y los antibióticos, como explica el blog Hominidas.

Ante el aborto, nos encontramos con diversas opiniones entre especialistas La mayor parte de ellos admiten tener una opinión afianzada pero se niegan a hacer declaraciones.  José Antonio Trujillo Ruíz, Doctor en Medicina por la Universidad de Málaga con `Sobresaliente Cum Laude´, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria con la máxima calificación y Máster en Gestión Sanitaria y Salud Pública por la Escuela Andaluza de Salud Pública, se declara en contra del aborto inducido. Trujillo Ruíz explica que está en contra del aborto libre porque opina que atenta contra la dignidad, libertad y justicia de la persona no nacida. Por su parte, Enrique Pérez de la Blanca Cobos, Jefe de Servicio de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Quirón y propietario y médico  de una consulta privada de ginecología, entre otras ocupaciones, opina que el aborto es una opción libre y personal pero en unos plazos concretos. Pérez de la Blanca Cobos admite que el aborto es una opción respetable. Aunque comenta que a partir de la semana 12 es poco justificable y muy peligroso. En 2003 se realizaron 42 millones de abortos en todo el mundo según la revista Quo. La OMS estima que el 13 % de las aproximadamente 600.000 muertes relacionadas con embarazos son el resultado de la realización de abortos en condiciones de salubridad inseguras; se producen al año 20.000.000 abortos de riesgo en el mundo, que ocasionan 70.000 muertes.

`Las mujeres parimos, las mujeres decidimos´, fue uno de los lemas más reivindicativos de las últimas manifestaciones en contra de  la reforma de la ley del aborto ha impulsado el ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón. Esta reforma se centra en que sólo se podrá abortar si se cumplen ciertas circunstancias ya que con ella se busca proteger al no nacido. José Antonio Trujillo Ruíz afirma no conocer en detalle la reforma y entiende que con ella se quiere regresar al lugar de consenso legar que existió previo a la actual ley vigente. A su vez, respeta las movilizaciones que ha suscitado, aunque reitera que él se encuentra en una posición de defensa del no nacido. Enrique Pérez de la Blanca Cobos señala que hay multitud de manifestaciones sin ningún sentido y defiende que no está de acuerdo con la reforma de la ley del aborto ya que la ley que había le parece razonable aunque limitaría el aborto libre a la semana 12 por razones de riesgo. “No se puede imponer a una mujer que siga una gestación sin su deseo ni a otra que la interrumpa si no lo desea”, admite Pérez de la Blanca Cobos. Ya en la Antigua Grecia, Sócrates consideraba el aborto un derecho materno, según Abortos.com. Por su parte, La Emperatriz cristiana Teodora esposa del Emperador Justiniano “El Grande” del Imperio Bizantino, convirtió Constantinopla, hace más de 1.500 años, en el primer lugar del mundo donde el aborto y el divorcio se consideraron por ley Derechos de la Mujer, como expone el blog Hominidas.

Trujillo Ruíz ha explicado que la sociedad sufre las consecuencias de apostar por la vida y su protección o por no cuidar de las personas más vulnerables y necesitadas de ayuda. Pérez de la Blanca Cobos comenta que el aborto tiene riesgos muy graves: esterilidad secundaria, peritonitis, hemorragia, sepsis… Ambos especialistas coinciden en el riesgo psicológico que ocasiona para las madres. El hecho de abortar es una decisión muy delicada que hay que tomar o no tras acceder a toda la información posible acerca del tema.

Las principales razones por las que una mujer ha llegado a la consulta de estos especialistas para abortar son personales, económicas o emocionales. Por algún motivo esas mujeres no querían o no podían ser madres. El Ministerio de Sanidad español, según una estadística que ha realizado en el año 2006, resume que los argumentos por los que una mujer aborta son los siguientes: 98.523 mujeres (un 96,98%) se ampararon en el peligro que podría correr su propia salud y 2.875 (2,83%) mujeres alegaron riesgo fetal. Según el Estudio Colaborativo Español de Malformaciones Congénitas (ECEMC) un 95% de las embarazadas que recibieron la mala noticia de que el bebé nacería con alguna anomalía interrumpió la gestación, 181 mujeres argumentaron otros motivos y 13 mujeres alegaron haber sido víctimas de una violación.

Hablábamos de los derechos del no nacido y es que, aunque aún no sea un bebé, desde el momento de la fecundación es una realidad biológica, desde que se produce la singamia (fusión de los pronúcleos en un zigoto) se considera un ser humano, explica Pérez de la Blanca Cobos. “Interrumpir un embarazo es un derecho de la mujer”, opina Enrique Pérez de la Blanca Cobos. En cambio José Antonio Trujillo Ruíz dota al no nacido de derechos, derechos que han dictaminado, entre otros, el Tribunal Constitucional Español. Artículos actuales relacionados con el tema que estamos tratando abordan el aborto como algo ligado, en parte, a la religión. Desde las `altas esferas´ de la Iglesia se califica al aborto con diversos adjetivos que llegan a hacer de él algo malvado y perverso. También hay que señalar que no todas las personas relacionadas con una religión defienden todos los postulados de la misma. Pérez de la Blanca Cobos desmiente que haya relación alguna entre aborto y religión. Trujillo Ruíz comenta que la religión tiene una autoridad moral que ejerce desde el ejemplo, nunca desde la imposición. Otro de los aspectos con los que se enlaza el tema del aborto en las noticias habituales es con el control demográfico de la población, especialmente en países subdesarrollados. Ambos especialistas tampoco creen que exista tal vínculo. El tercer punto con el que los medios relacionan el tema del aborto es con las clínicas clandestinas destinadas para ello. José Antonio Trujillo Ruíz opina que las denuncias de esas clínicas en los medios de comunicación de todo el mundo no suelen tener éxito. Enrique Pérez de la Blanca Cobos destaca que es muy probable que en otros países se cerraran estas clínicas si se legalizara el aborto.

Si nos adentramos en el plano más personal de la opinión que nos pueden ofrecer los expertos podemos sacar numerosas conclusiones que reflejan la opción negativa o afirmativa que puede existir en cuanto al aborto. Enrique Pérez de la Blanca Cobos estaría de acuerdo con el aborto si la madre corriera peligro, aunque comenta que a partir de la semana 20 se denomina feticidio o fetolisis y la madre correría más peligro al  abortar que en el parto. El Ministerio de Sanidad ha elaborado una estadística sobre el aborto en el año 2006 que nos indica que  63.225 mujeres (62,23%) se deshicieron de sus fetos antes de la 8ª semana de gestación, 26.115 (25,71%) lo hicieron entre la 9ª y la 12ª semana, 6.240 (6,14%) entre la 13ª y la 16ª, 3.933 (3,87%) entre la 17ª y la 20ª y 2001 (1,97%) de 21 semanas o más. Si el hijo de una mujer tuviera la posibilidad de nacer con SIDA, Pérez de la Blanca Cobos también respetaría la elección de la madre. Cuenta, en un plano personal, que estaría dispuesto a ayudar a su hija si quisiera abortar, después de informarla de todo lo que ocasionaría.

Por otra parte, José Antonio Trujillo Ruíz explica que siempre que la vida de la madre corriera peligro “la ayudaría a que se enfrentara con todas las garantías a su enfermedad, aunque por desgracia en ese proceso perdiera su hijo”. También comenta que si una mujer pudiese tener un hijo con SIDA determinados fármacos podrían hacer que no ocurriera así. Ahondando en un plano más intimo y subjetivo, nos cuenta que intenta educar a sus hijos respetando siempre la libertad de las personas. Al preguntarle si apoyaría a su hija en el supuesto de que quisiera abortar, contesta: “compartiría con mi hija que creo que no le ayudaría a ella como persona acompañándola en una decisión equivocada”. Si su hija quisiera abortar tras haber sufrido una violación, cuenta que estaría siempre a su lado pero que mantiene su criterio de defensa del no nacido.

Con esta descripción más íntima y reflexiva sólo se quiere dar a conocer la importancia de los prejuicios, el entorno y los valores de cada uno respecto a tomar la decisión de abortar o no. Reflejar la importancia de la psicología como tal, dada su influencia en esta materia. Y resaltar la transcendencia de tener o no la suficiente información sobre el tema. No es una cuestión de opinar, elegir, cuestionar, debatir… Es un asunto que necesita de una información completa sobre lo que supone decidir tener un hijo o elegir no tenerlo. 






José Antonio Trujillo Ruíz

Trayectoria:

 Director Centro de Salud en Sevilla
Director del Centro de Alta Resolución de Especialidades en Málaga
Director del Hospital Materno Infantil de Málaga
Director Medico Hospital Carlos Haya de Málaga
Asesor externo del Secretario General del Ministerio de Sanidad. Gobierno de  España
Coordinador docente del programa de gestión sanitaria de "Líder, Escuela de Gestión" de Málaga.

Premio Azahar 2010 del Ilustre Colegio de Médicos de Málaga




Enrique Pérez de la Blanca Cobos   

Trayectoria:

Jefe de Servicio de Reproducción Asistida en Grupo Hospitalario Quirón
Propietario y médico en Consulta privada de ginecología
Director del área ginecológica programa Donación de Ovocitos en Instituto de Fertilidad Clínica Rincón
Ginecólogo en Málaga-FIV
Jefe de Servicio de Ginecología y Obstetricia en Xanit International Hospital
Facultativo Especialista de Área , Sección de Reproducción Humana en el Hospital Regional Carlos Haya
Tutor de docencia programa MIR Ginecología y Obstetricia en Hospital Regional Carlos Haya

Jefe de Servicio de Urgencia Ginecológicas en Sanatorio Dr. Gálvez