viernes, 20 de diciembre de 2013

“Actúa como empresa, piensa como usuario"

Alberto López Malax
Periodista freelance y cofundador de Ideanto


Por:
Maribel Marín Jiménez
José Jiménez González
Adrián Medina Alarcón
Antonio Encinas
José Carlos Calvo López




Se licenció usted en la EADE. ¿Qué le llevó a escoger la educación privada?
Pues sinceramente, la falta de nota. En Málaga era el primer año que había periodismo, se quedó gente con un 8 y pico fuera. Entrar en otra pública en España era mucho más costoso por desplazamiento que entrar en EADE. En ese año se instaló, fue la primera promoción que hubo y como quería estudiar periodismo no vi otra alternativa.

¿Ha encontrado a posteriori alguna diferencia entre la educación que se da en la privada y la que se da en la pública?
La pública no la puedo juzgar directamente porque no la viví. La ventaja o de lo que estoy contento, por lo menos cuando yo estudié, es que al ser un grupo reducido de alrededor de 30 personas, todos los profesores ser periodistas en activo, da una visión más cercana. Y el tener prácticas realmente desde primero pues rápido te ponía mucho en el entorno de la calle. Compañeros que tengo, mi socia, gente que estudió en la pública, me dijeron que echaban de menos la cercanía con la calle, incluso que algunos profesores muy buenos como catedráticos pero a lo mejor llevaban 30 años sin pisar la calle como periodistas.

¿Qué clase de prácticas hacía?
Pues recuerdo unas en Procono Televisión. Llegabas y toma la cámara y vete y hazte la noticia, la montas como salga y tiene que salir. Luego… mi memoria. Pues no me acuerdo si hice más prácticas porque yo hice la carrera y me fui.

A día de hoy, ¿cree que hace falta tener un título para ser periodista de verdad?
Yo creo que sí, lo que no veo necesario son cuatro años, porque supongo que el periodismo sigue igual: que los dos primeros años son una especie de COU ampliado y recordar todas las asignaturas genéricas. Y luego eran dos años un poquito más en profundidad y, salvo algunas asignaturas troncales como redacción periodística,… Hay grandes profesionales que no tienen licenciatura y nadie puede discutir que son periodistas. Yo creo que, como todo, aporta. Luego ya está el eterno debate de si colegio obligatorio sí, no, intrusismo… Yo creo que es lo correcto como en todas las fases de la vida, igual que hay gente licenciado en periodismo y muy malos periodistas.

Nada más salir de la facultad se fue a cubrir la guerra de Kosovo, ¿qué le llevó a coger esta rama del periodismo?
Desde que entré en primero lo tenía muy claro. Yo veía a Ricardo Ortega en Chechenia o las crónicas de Pérez Reverte mientras estaba en el instituto todavía y yo tenía muy claro que eso era lo que me atraía. De hecho, la carpeta en vez de tenerla forrada con tías, la tenía con fotos macabras de guerra. Decía alguien “hostia, qué chulo”, y yo decía “menos competencia”. Yo lo veía muy claro. Una cosa es querer y otra cosa es probarte. Yo en vez de ir a cubrir, lo que me fui son 10 días, me acompañó un amigo para compartir gastos  en plan freelance total por entrar y ver si uno era capaz más o menos de desenvolverse, probar, aguantar. De ese viaje logré publicar unas fotos en Cambio 16 acompañando un reportaje de un periodista que conocimos allí muy bueno, José Luis Toledano, y fue una experiencia muy grata. De hecho, me siguen quedando contactos de aquella vez como José Antonio Guardiola que es el director de portada de TVE que ha estado ahora cubriendo el tema de Nelson Mandela en Sudáfrica, gran profesional y reportero.

En ese reportaje que comenta ¿recuerda que historia cubriste?
La verdad que sí porque quizá ha sido de los más duros. Básicamente, dos francotiradores serbios mataron a dos niños en  una aldea y fuimos a cubrir el velatorio y el entierro. En ese velatorio y entierro nos dispararon desde la montaña a la prensa. La primera vez que nos disparaban, todos a cubierto y las balas silbaban, tres o cuatro balas y yo estaba feliz. Feliz me refiero por que decía “ya hemos tenido bautismo de fuego, no nos han matado”. Ya habían entrado los periodistas y cuando yo entré destaparon al niño: un niño de 8 años con un cuerpo como de 5 aproximadamente de cuerpo presente, todavía con la sangre seca en la cara y teníamos que hacer fotos. Yo recuerdo que le veía respirar. La impresión del momento, recuerdo que me dio la impresión de que respiraba. Conté hasta tres y dije “bueno, estamos aquí para esto, se aguanta o no se aguanta”.

Después de ese bautismo de fuego, sensaciones de peligro, esas imágenes tan duras… ¿ninguno de esos 10 días te planteaste que quizá eso no era lo tuyo, que era demasiado fuerte para ti?
Sinceramente no. Lo que me planteé era si yo era una mala persona por poder dormir después de lo que había vivido ese día. Yo me fui con 22 años. También con 22 años uno es más… como más echado para delante, no analizas con perspectiva.

Después de esa primera guerra en Kosovo ha estado en varios conflictos más. ¿Puede decirnos cuáles concretamente?
He estado en zonas de conflicto aunque no estuviesen en ese momento en conflicto… Viví en Beirut casi 9 meses, llegué recién liberado del sur de Líbano Hezbolá, la muerte de Hafed Al Assad en Siria también, intento entrar en Chechenia, en Georgia, Intento entrar en los campos de refugiados de Hindú, cubrí el golpe de estado que le dieron a Hugo Chávez, con Onda Cero cubrí las elecciones de Lula da Silva la primera vuelta que ganó. Y no recuerdo si alguna cosilla más. En Colombia de corresponsal que estuve 3 años, pues también estuve cubriendo múltiples cosas.

¿Todo este tiempo trabajaste como freelance o también estuviste un tiempo contratado por estas cadenas?
Yo siempre he trabajado como freelance con la esperanza de ser contratado. En Onda Cero en su momento me dijeron que esperase, que igual que estaba la corresponsalía de Norteamérica que se iba a crear la de Sudamérica. De hecho, con el golpe de Hugo Chávez, fuimos el primer medio en retransmitir desde el palacio de Miraflores. Hicimos cosas bastante interesantes. Cuando luego ya Planeta compró Onda Cero ya dejaron de pedir incluso crónicas de los colaboradores. Fue una situación rara y ya me volví para España.

¿Qué te llevó a ir a Colombia?
Pues si te digo la verdad te va a parecer curioso: un cúmulo de casualidades unido un poco al desamor. Lo dejé con mi ex, me fui, de ahí acabé en Beirut, volví, entre medias creamos la radio en Rincón, vi que eso no encajaba, me fui a los campamentos saharauis la noche de noche vieja… Y al final, no tenía muy claro qué hacer y con un amigo, conocí a dos chicas y dice “de dónde sois, de Colombia” y dije: pues me voy a ir a Colombia. Y a los 2 meses estaba allí.


¿Qué diferencia encontraste entre el trato que reciben los periodistas contratados y el que usted tenía como freelance?
El tema son recursos materiales. Yo, por ejemplo, a onda cero desde el minuto uno que llegué les estaba pidiendo un teléfono satelital.. A mí no me lo dieron nunca. Y yo no iba a cobrar más ni a hacer nada… Era una cuestión de que si no había cobertura de móvil, o me dan el satelital o no podía ir. Entonces… En Kosovo, TVE iba en un vehículo blindado y nosotros íbamos en el que lográbamos que nos alquilasen y poníamos TVE con cinta aislante amarilla. Es verdad que hay una diferencia de medios. Luego la camaradería entre los periodistas, ahí sí no se distingue. Al revés, como su vehículo lo tenía blindado pues decía sigue tu vehículo detrás del mío las huellas de las pisadas por si hay minas.

Durante el tiempo que estuviste en estas zonas de conflicto ¿contaba con algún seguro de vida?
No. Y además soy 0 negativo, con lo que soy donante universal pero a mí… Me acuerdo que me lo recordó y me hizo unas plaquitas de estas como las de los perros o las médicas donde estaba explicado en inglés que por favor se me asistiese en caso de…  Pero ni chaleco antibalas ni nada de nada. A cuerpo.

¿Y recibiste alguna formación de cómo moverte en un conflicto antes de ir?
No. Recibí lecciones prácticas de periodistas directamente “no te salgas del camino, mira tal…” Mucha intuición. También te digo, que no me he visto, salvo la vez que nos dispararon, en momentos de tensión. Yo particularmente iba acojonado.


¿Cómo se relacionaba con esas personas que habían sufrido una pérdida?
Es complicado. Por un lado sabes que estás trabajando y debes captar ese gesto, esa cara… Yo creo que lo fundamental es el respeto, entender que la gente lo está pasando mal. Al final siempre te queda ese sentimiento de culpa de que tú vuelves y la gente se queda.

¿Cree que esta forma de tratar la historia como algo más humano, más cercano, es hacer mejor periodismo o que lo periodistas deberían mantenerse al margen en la medida de lo posible?
A mí me parece bien… Yo creo que los analistas están para analizar y mantenerse al margen y los periodistas están para contar lo que ven. Si tú cuentas lo que ves no puedes estar posicionándote, tú no estás engañando.

Hay mucha gente que critica que las fotos con cadáveres dan sensacionalismo ¿Tú crees que es sensacionalismo o mostrar la guerra?
Yo creo que es mostrar la guerra. Yo hice una exposición cuando vine de Kosovo en la Universidad de Málaga y dimos una charla y me criticó gente porque había una del niño. Y, efectivamente, sacas un primer plano tomado desde arriba y decía “es que eso no deberías ponerlo” y yo decía “si no quieres no lo mires, pero es que eso es lo que hay”. Tendemos a una sociedad que lo que no queremos ver son las realidades. Aparte de que nos encante hacer  demagogias varias y múltiples. La realidad es que hay muerte, miseria, pobreza y está a nuestro alrededor. Lo que pasa es que es mucho más cómodo  estar aquí, criticar y no decir y no ver. O sea, te duele menos. La gente prefiere saber que hay pobrecitos inmigrantes que cruzan el Sagel y mueren intentando venir, y si pueden hacen un donativo, hacen un telemaratón: doy y me quedo tranquilo. Luego les molesta mucho más, les duele más si ven al negro vendiéndote clínex. O sea, pobrecito. Les duele más cuando lo ven cerca. Prefieren no verlo. Y lo otro, pues ¾ de lo mismo.

¿Pero con estas imágenes los medios muestran la guerra o se posicionan a favor de un bando?
Ahí ya va la ética del medio. Lo que pasa es que la información viene de donde viene. La triste realidad es que como los medios ya casi no invierten en cubrir conflictos porque son caros, vamos teniendo una tendencia en el sector a que queden las agencias grandes que son las que cubren y las que pueden cubrir. Entonces está claro que la información va a ir sesgada.

¿Te has visto en la situación de participar en una información demagoga?
No. Lo más parecido que me paso… Bueno, no tiene nada que ver. Un periodista que ni ya se le ve en la tele me vino a decir que porque cubriendo lo de Chávez, como que estaba criticando un poco al chavismo y yo le dije que contaba lo que veía. La verdad que ha sido la única vez que me han intentado… Es la ventaja del periodismo internacional, que como no le importa a casi nadie, casi nadie se mete contigo.

Los medios suelen tener su propio libro editorial, ¿Usted qué crees que este tipo de libros deben ser una especie de biblias para los periodistas, que deben guiarse completamente por ellos o que por el contrario el periodismo no tiene reglas escritas?
A mí jamás me han dado un libro editorial de nada. Y dudo de que si lo cumpliese… ¿Quién contrasta noticias de agencia? Nadie. Entonces nos vamos ya al inicio del periodismo. Se da por verosímil la fuente.

Últimamente en las encuestas aparece que los periodistas tienen cada vez menos credibilidad entre los ciudadanos, ¿Cree que el tema de no contrastar fuentes puede ir en parte relacionado con esto?
La gente lo que ve es mucho sectarismo en los medios. Entonces al final, cuando ves por ejemplo a Jesús Cintora por ejemplo que se pasa más tiempo opinando que preguntando a los entrevistados. Me parece perfecto que seas socialista, que es su caso que es super obvio, si estás de entrevistado o como tertuliano. Pero si estás llevando el programa no tienes que estar enmendando la plana. ¿Qué credibilidad tiene como conductor de un programa alguien tan posicionado? Nos saltamos el que deberían los medios intentar ser un poco más objetivos.

¿Entonces está esta desconfianza fundamentada?
Yo sinceramente creo que está fundamentada. También, España es un país donde históricamente donde la gente ha utilizado el periódico para llevarlo debajo del brazo e identificarse políticamente. Abuelos o padres pues si llevaban El País bajo el brazo era progresista, si llevaba el ABC era conservador. Siempre había una asociación de medio e ideología. Ahora lo que pasa es que la gente tiene una menor dependencia de los medios para informarse.  Hay más fuentes. Lo que está llevando al descrédito en tanto a que la gente no lo necesita para informarse.

Esta crítica a los medios que comentabas, una de las razones por las que se critica generalmente es que este tipo de programas, en general los dirigentes de los medios tienen como objetivo no aportar un bien social quizá a la información necesaria para la ciudadanía, sino encontrar su nicho de mercado, su público que le de dinero. ¿Esta tendencia la has visto en los medios para los que has trabajado?
Cuando estuve trabajando en Onda Cero, para mí es la radio que más me gusta, creo que tiene definido desde hace mucho tiempo cómo trabaja, los programas que tiene, a nivel informativo me parece Alsina un excelente profesional, la Brújula, los programas de entretenimiento son buenos… Pero yendo a medios más generalistas como tele y demás, me parece que es que en España nunca hemos diferenciado bien tema servicio público, es decir, que la 1 sea la BBC y entender que un medio privado tiene todo el derecho a hacer todo lo que le dé la gana para ganar dinero. Lo de criticar Telecinco, que no la vea la gente. Además, que son especialistas en eso. Ponen un programa de canción, la voz todo el mundo la ve, hace telebasura, todo el mundo lo ve… ¿Por qué van a criticarlo? No será el tipo de televisión que a mí me guste, pero está demostrado que el que le gusta a la inmensa mayoría de la gente en España. Entonces, para mí es absolutamente lícito. Luego a nivel informativo, el que apueste más o menos en invertir en información, creo que es una empresa privada y no podemos exigirle nada más que hagan lo que puedan y quieran. Para Telecinco es mucho más prioritario hoy en día invertir en una productora que haga Sálvame que en informativos. Entiendo, no comparto. Cuando me fui de Qué, no me echaron, te das cuenta que en España los empresarios de los medios por regla general el medio como fin social le importa un pimiento, es una empresa. No debería ser así, pero yo digo que al menos no debería ser así en lo público, en lo privado ya…

¿Cree que los medios están aprovechando hoy en día todo el potencial de estas redes sociales?
No. Totalmente no. Un porcentaje muy alto de los medios singuen entendiendo a las redes como un canal unidireccional con el que captar tráfico para la web. No han entendido. Hay muchas maneras de sacar partido simplemente pensando, haciendo las cosas con una lógica. Pero haz la prueba: tuitea al El Mundo o a El País a ver si te contestan. No te va a contestar nadie casi seguro.

¿Estas posibilidades poco explotadas quizá fueron las que le llevaron a la idea de Ideanto?
Pues, en parte sí. Pero yo creo que no solo las redes sociales, es que nosotros tenemos la concepción de comunicación…. Nosotros aquí tratamos bastantes temas. Mi socia, aparte, es una persona que trabajo más 1.0 y  (yo) en cultura en la Junta de Andalucía, trabajó en la agencia EFE, ha hecho miles de horas de prácticas y ha trabajado en muchísimos medios distintos… Entonces, es una persona con bagaje y con inquietud. Entonces nosotros entendemos que se pueden hacer muchas más cosas en comunicación. Hacemos I + D, ahora con los código QR hemos desarrollado la herramienta más potente del mundo, las empresas la están implementando. Una empresita de Málaga dedicando recursos que no tienes a investigar. Estamos adaptando unos proyectos a los tiempos modernos. Cosas tan sencillas como la que tenemos para compartir nuestro décimo de lotería. Es el 3 año que lo hacemos, lo compartimos con nuestros seguidores, hay otro para desempleo y otro para ONGS. El que quiera… Una acción de marketing muy barata. Generamos contenido propio, compartimos herramientas gratis que compartimos en redes: generador de QR, generador de cuenta atrás, recortador de fotos de perfiles de redes… A nosotros nos cuesta tiempo hacerlo y lo compartimos gratis con la gente. Creemos que al final es compartir el tema de comunicación, hacer las cosas bien y que venda.

¿Hasta qué punto tienen vuestras ideas acogida entre el público?
Unas mucho, otras menos. Al final, hay  cosas que son a priori para empresas más grandes como el tema de I + D y necesitan un recorrido más largo. Y luego el resto bien. A la gente cuando le das algo que le es útil y lo ve… El tema es la comunicar para que se enteren. Yo me sigo sorprendiendo, lo del recortador de fotos no lo usan, si mañana lo saca WhatNew o cualquier sitio más potente pues lo utilizará la gente. Hacemos las cosas en función de lo que oímos en la calle.

¿Cree que las redes sociales están afectando también al periodismo como tal?
También. Es que tiene como todo una vertiente buena y una mala. Una charla que llevo como dos años para prepararme porque me apetece y demuestra lo rápido que van las cosas es justo cuando cubrí lo de Hugo Chávez fue en 2002 y quería haberlo preparado para 2012 que eran 10 años, era preparar una charla de cómo hubiera cubierto eso mismo con un Smartphone en lugar de con un teléfono sin conexión a internet. Es muy distinto. El que yo lograse haber transmitido mucha más información, pero no podría haberme hecho amigo de colega que mandaba allí que luego permitió que yo fuese el único con acceso a los pasillos dentro, que se lo dijese a los militares de entrada, que yo fuese hasta el que luego cuando llegaban los periodistas les sacaba el agua y estaba como Pedro por mi casa. Estaría más preocupado por tuitear que no por decir y hacer. Como entraba cada hora en la radio pues me permitía entre hora y hora currarme al tío, que me dejase acceso al único teléfono desde el que podía llamar a España directo para conectar con la radio… Me hubiese perdido eso.


¿Cree que, en definitiva, las redes sociales con sus pros y sus contras pasarán a ser dentro de un tiempo más largo o más corto una parte fundamental de los medios, de cómo entendemos la comunicación?
Sin duda, porque los medios van hacia lo digital. Las redes son una fuente de tráfico muy importante, un acceso a fuentes directas… Te da acceso a seguir y a que te hagan caso a gente que antes no iban a hacer eso nunca, puedes trabajarte una fuente online, por decirlo de alguna manera. No tiene nada de malo. Lo único es que los medios tienen que atinar en cómo sacarle partido. Y no tengo Twitter y facebook, cuelgo 20 noticias, te saturo el muro, son las mismas que he puesto en el otro lado… No generan valor añadido. Hace 4 o 5 años El Mundo te soltaba siempre los tuits de 5 en 5 y… Yo es que siempre tengo una máxima, aquí lo aplico como empresa, “actúa como empresa y piensa como usuario”. Si yo como usuario cuando ves 5 tuit lo que haces es así, ni lees. Aplícatelo al cuento. Hazlo con un minuto de diferencia ¿qué te cuesta? Les falta un periodo de adaptación. También es verdad que con la que hay dentro de los medios… Yo la viví cuando éramos 20 para hacer la web, cuando ya éramos 12 y tienes que hacer lo mismo. Y el bloggero “pues parece mentira que ya no filtréis el spam”, si tú supieras que con la mitad de gente hay que hacer el triple… Yo en parte lo dejé por eso. Yo quería seguir profundizando en el tema 2.0 no ir reculando. Decidí, en contra de la lógica de todo el mundo, con hipoteca y don niños, dejar un trabajo fijo y montar una empresa.

Y, ya para terminar, en este tema que hemos hablado de los medios, la situación en la que están, la llegada de las redes sociales… A los periodistas que estamos ahora formándonos para salir dentro de poco al mercado ¿qué nos recomienda que hagamos?
Es complicado. Ya que me lo has preguntado, dice la gente “el periodismo ciudadano”. Yo diría que existe el reporterismo ciudadano: llego, veo el accidente, hago la foto y lo subo. El periodista es el que luego va, se entera de qué ha pasado, pregunta a la fuente, le pregunta al policía, ha pasado no sé qué… y al final llega a la conclusión de que te cuente que ha habido un accidente porque el autobús se saltó la mediana, el chófer iba borracho… Para mí el periodismo ciudadano no es… Puede haber ciudadanos que investigue mucho y saquen un excelente artículo periodístico. Pero el periodista es periodista y el ciudadano es ciudadano. Yo no creo en el periodismo ciudadano. Sigo pensando que el periodista puede aportar un valor añadido si hace bien su trabajo. ¿Qué recomiendo? Pues ahora estoy un poco alejado del día a día de los medios. El panorama es muy complicado. Cuando tienes las mismas páginas que llenar y la ¼ parte de gente para hacer es que ni siquiera te puedes especializar en una sección. Vas a acabar haciendo un trabajo muy de oficina. No es por ponerlo negro, pero fui viendo el proceso. Si éramos 13 personas en el Qué para hacer 5 páginas del periódico… Cuando luego entre 2 tenías que hacer esas mismas páginas… Recomiendo: mente abierta. Si ves a Ignacio Escolar te dirá “cúrrate tu imagen personal”, sí claro, se te olvida que eres hijo de Arsenio Escolar. Sinceramente, tener paciencia y si te gusta y crees en ello, trabajártelo. El mercado va poniendo a la gente en su sitio, el que es bueno va a acabar encontrando trabajo. Ahora es verdad que todo periodista que sale o está en paro se convierte en community manager, no es la profesión de futuro, está habiendo un poco de burbuja. Formarte en digital, por supuesto. Ahora mismo hay que ser muy  hombre orquesta, formarte en edición de vídeo, estar muy al tanto de todas las herramientas que existen, yo me lo puedo permitir porque Edu lo hace. Tú tienes que saber tema de vídeo, de audio… Toda la parte de blog es muy interesante trabajar porque hoy en día das a conocer tu trabajo tú. Currarte más esa parte y luego si logras entrar en algún medio pues darlo todo y volverte imprescindible en la medida de lo posible.