sábado, 1 de septiembre de 2012

Algodón de azúcar



Y entonces todo se resume en un algodón de azúcar. La forma en la que un mordisco parece ser inestable en la dulzura, pero todo se derrite. Se dilata  en la inmensidad de un niño hambriento de locura. Un niño relativamente…

Pintarse los labios con permanente rojo y desayunar Bob Dylan con café…

Me gustan los amaneceres a las tres de la tarde y acostar por discriminación a la luna a las seis de la mañana. Enamorar tu egoísmo y poner nerviosa tu forma de andar. La independencia sobre todas las cosas, porque nací así. Creo…

Me gustan los puntos suspensivos porque resguardan la mejor definición de mi misma. Una película de suspense, palomitas con chocolate y vodka caramelo. Siempre en los asientos de atrás un miércoles por la noche…

Recordar lo que no pudo ser porque dio paso a otras cosas que debían serlo. Pasar páginas de mi biblia personal. Nunca leerlas. Sólo reconocer su olor a pasados inéditos y reír.

También enfadarte. No puedes hacer nada para que deje de ser así. Es inevitable. Eres inevitable. Lo nuestro es inevitable. Has de aceptar mis locuras, vienen por defecto. Hasta escribir con el cigarrillo en la mano, pantallazos de humo, teclado de ceniza; la vida es un borrador.


Post 110, 1 de septiembre, hora de despertarse
Knockin' On Heaven's Door

;-)