martes, 6 de diciembre de 2011

La Constitución es lo de menos


Tumultos de gente, para variar, en el centro malagueño. Señores, señoras, `amigos´, Vicente…

Músicos tocando Una chica ye-yé o chicas que se lo creen al son de la música.
Sol, casualidad. Zapatos nuevos, vestidos y bolsos sin crisis. Bares abarrotados de corbatas manchadas. Muelles ya sin número.

Cuando se celebra el día de la Constitución, un cumpleaños decorado con Navidad. Niñas con panderetas por el paseo marítimo.  33 años de Constitución, la edad de Jesucristo al morir…

Pero a (casi) nadie le importa el por qué de la celebración, o eso parece. Somos burbujas Freixenet al compás del que más pague.
Y, todo esto con las Cortes disueltas.

Claro, así los martes pasan a ser sábados, por Constitución (si lo dice Europa Press...)