martes, 3 de mayo de 2011

“Tengo una pregunta para usted”



“Debate sobre la libertad de prensa” informan por las redes sociales. “Alumnos de institutos de Málaga debatirán con expertos sobre la libertad de prensa” titula algún periódico local. Me apunto al evento, como buena aprendiz de periodista, y de lo único que casi no se habla en la cita es de la libertad de prensa.

La agenda de dicho acontecimiento señala política, universidad, cultura y deportes como los temas a tratar. Descartando: política, porque para politización, la de la sociedad actual; cultura, debido a que entre la infoxicación y el vestido de Kate Middleton se echó por tierra toda cultura existente; y, deportes, a causa del aluvión de debates sobre los clásicos que ya son suficientemente comentados como para darle más “debate sobre el debate”… Queda Universidad como la ponencia más interesante con respecto a mi opinión personal. Y, dentro de esta, como no, Agustín Rivera, con una muestra más de que el periodismo se imparte en cualquier momento y lugar.

Jesús Espino, periodista, modera la mesa exponiendo que para pedir mejor política y prensa, debemos ser mejores cuidadanos y con unas estadísticas de ventas de prensa escrita que señalan 90 ejemplares por cada 1000 habitantes…

Once de las veinticuatro preguntas que los alumnos allí presentes realizaron a los expertos (como si del programa "Tengo una pregunta para usted" se tratara) fueron dirigidas hacia la figura del periodista. El resto se orientaron en dirección al representante de alumnos de  telecomunicaciones, Juan López  Sierras y de derecho, Mayte Otero.

Ya centrados en la universidad y en el periodismo, los alumnos preguntaron acerca de las diferencias entre grados y licenciaturas, cursos de posgrados (privados mejor valorados que públicos), periodismo deportivo…

Rivera trató las ventajas e inconvenientes del periodismo, explicando que es una carrera muy vocacional, en su caso, esa inclinación la tuvo desde los cinco años. Dentro de las desventajas en este mundo, se destacó el exclusismo que provoca la prensa rosa, una “prensa” que no debe ser considerada periodismo y tampoco debe dar ejemplo. “Igual que un curandero no es un médico”, añadió Jesús Espino.

El futuro del periodismo es el que cada uno se plantee, aunque la calidad de este ha bajado considerablemente en los últimos años. Un paréntesis que Agustín Rivera aprovechó para contar la conocida anécdota entre Blair y el New York Times, "gente que hubiera terminado mejor de haberse dedicado a la novela".

Otra de las ideas que se destacaron fue que no se debe ser un periodista ideológico, no hay que mostrar ideologías, sí mostrar un contrapoder frente a la idea imperante. “La capacidad de tumbar a un ministro”.

Como no, Doña Belén Esteban, la “princesa del pueblo” y, haciendo que este nunca salga de ahí, ocupa el tema de la conversación en la mesa gracias a que un periódico, bueno "¡el Málaga hoy!", no publica su visita a Málaga.

Para finalizar, una rememoración a CNN suplantada por GH, muestra de una sociedad, como decirlo… con unos gustos pobres, muy pobres. Y, una moraleja, lucha por tus sueños, en mi caso, el periodismo, pero el de verdad; la libertad de prensa, siempre estará ahí, mientras exista alguien que la defienda.