jueves, 7 de abril de 2011

“Solo la ilusión mueve al corazón” Levántate y Cárdenas, programa de Europa FM, malagueños momentáneamente


Suena el despertador. Me despierto, abro la ventana, me visto, saludo a Twitter… Miro el reloj y, ¡llego tarde a la facultad! Disputas sobre el libre derecho de utilizar el cuarto de baño y cierro la puerta de un portazo. Mis pies saltan de dos en dos las escaleras hasta llegar a la piscina, récord en el que todavía no le ha dado tiempo al ascensor de subir a mi planta.

De repente, la hora de Levántate y Cárdenas llega, me pongo los cascos y todo lo que hay a mí alrededor desaparece: no noto la velocidad de mi caminar en ese momento, no siento el viento que devuelve mi pelo hacia la forma que tenía cuando me desperté. Lo importante es que escucho a Javier Cárdenas y llego a la facultad con una sonrisa de oreja a oreja sin importarme lo más mínimo el mundo exterior.

 
Todos esos recuerdos de hechos rutinarios vuelan por mi mente, estoy entre un sueño y un shock. No me lo creo, estoy sentada en el Paraninfo de El Ejido y con entradas en mi mano. Javier Cárdenas, Carla Lladó, Eric Sánchez, Toni Martínez y Chema Trueba delante de mí en una tribuna.

El programa de Levántate y Cárdenas de Europa FM ha venido a Málaga este 7 de abril para grabar su programa. Dándonos la oportunidad de vivir esta experiencia en directo gracias a la UMA, a la que los locutores agradecen en numerosas ocasiones, a Paco de la Torre, alcalde de Málaga, que se encontraba entre el público o a la rectora de la universidad, Adelaida de la Calle, que realizó una intervención telefónica.

“Mirad hacia la pared que nos ponéis nerviosos”, Cárdenas expresa entre risas mientras graba el programa que emitirán el próximo día. “Nos lo pasamos chirruqui”, otra de las expresiones que utiliza habitualmente y que ahora exclama al público entusiasmado, un público que disfruta cada minuto con su eterno humor.

Comentarios sobre el programa televisivo “Niños de papá” o de Aida Nizar amenizan la grabación que más tarde será editada para despertar a miles de españoles un viernes por la mañana.
Toni Martínez se pone de pie “hoy, contaremos las distintas formas de decir una noticia” apunta, “en Telecinco siempre hay un cámara en el lugar de los hechos y los muertos aparecen por todas partes, en las noticias de la sexta son más finos y modernos, pero tienen un problema de orientación sexual…”. Así, con esta forma tan peculiar que tiene de sacarle una sonrisa a cualquiera, ejemplifica distintas formas de relatar sucesos, humorísticamente hablando. Por su parte, Chema Trueba, aprovecha la ocasión para promocionar una actuación que tenía esa misma noche.

El bingo, un tema inexplicablemente fundamental en la grabación, problemillas informáticos, algunos rápidos que aportan uno manual… Pero, por suerte, el bingo funciona al final. Yo, con tan solo la mitad de numeritos rodeados, confío en el dicho, porque en el juego mucha suerte no es que tenga…

Tras diversas bromas, tipo “si an caso”, la llamada telefónica de “Flipi”, de la redacción de la revista “Muy interesante” y “Quo”; “La Musicalité”, grupo musical actualmente bastante conocido, aparece con sus cuatro elementos y cierran la grabación con aplausos vociferantes y entusiasmados.

Después, lo que toca. Típicas fotos, autógrafos, felicitaciones, agradecimientos… Pero, el autobús  no espera despedida y, otra vez, ya bajadas del sueño, las tres muchachas que entramos por la puerta de la sala del Paraninfo salimos a toda prisa en busca de nuestro camino a casa. En el trayecto, la magia hace presencia, el mago Luigi, que andaba tan perdido como nosotras, nos saluda. Caminamos con él hasta encontrar la salida oportuna y lo perdemos por el camino, a causa de los saludos inesperados que constantemente le surgen a los famosos.

Como siempre se dice la práctica sirve más que la teoría y, al menos en el periodismo, tiene muchísima razón. Ver y escuchar en vivo y en directo, el interior de los programas, el interior de los sentimientos. Emociones, esfuerzo, ilusión por el periodismo, ilusión que mueve al corazón.